Willem Frederik Hesselink

Hesselink

Willem Frederik Hesselink nació el 8 de febrero de 1878 en Arnhem, Países Bajos. Con  12 años empezó a jugar a un deporte que poco a poco iba ganando seguidores, el fútbol.  Tal era su pasión, que con apenas 14 años forma parte de los fundadores del Vitesse de  Arnhem (1892), equipo en el que empezó a jugar.  

Aunque al principio se decantó por practicar críquet y atletismo, donde incluso llegó a  conseguir el título de campeón nacional de 1500 metros y el de salto de longitud (con  mejor marca hasta 1910), finalmente se decanta por la práctica del fútbol, donde  rápidamente se convierte en la estrella del equipo. 

Sin posición en el terreno de juego

Al principio, como él mismo reconoció, “nadie tenía una ubicación sobre el terreno de  juego”, así que se decantó por jugar en la posición en la que nadie quería jugar, el lateral  izquierdo. Apodado “Het Kanon” (el cañón), debido a su poderoso disparo, se dice que  rompió alguna muñeca de los porteros que intentaron detener sus disparos. 

Hesselink

En 1902, se muda a Munich para estudiar Filosofía y Química. Una de sus primeros  objetivos fue buscar un equipo de fútbol. Y lo encontró pronto, el Bayern. Rápidamente  se adapta a la entidad. Modifica su posición a la de delantero centro y comienza a  cosechar sus primeros éxitos. Su impacto fue tal, que en 1903 ya era jugador y  entrenador del equipo. Se convierte así en el primer entrenador de la historia del  equipo. 

Unos meses más tarde es elegido para dirigir el equipo tras la renuncia de Franz John, el  que se puede considerar primer presidente del Bayern, que abandona el equipo para  volverse a su Pankow natal. Como curiosidad cabe destacar que sólo Franz Beckenbauer  y el propio Hesselink han sido jugador, entrenador y presidente del Bayern en toda la  historia del club. 

Trayectoria deportiva

Su trayectoria deportiva fue exitosa a nivel local (no existía la Bundesliga ni siquiera un  liga regional), pero más lo fue a nivel institucional y social. Consolida al club en la ciudad  y le viste con su tradicional color rojo cuando el club se fusiona con el Münchner SC.  Abandona así los colores habituales del club, el blanco y el azul, los de la bandera del  estado de Baviera (Bayern significa Baviera en alemán). 

En 1905, Hesselink debutó como internacional con Países Bajos en un partido ante Bélgica a la que ganaron por 4 goles a 0. Hesselink hizo el 1-0, convirtiéndose en el  primer goleador de la historia de su selección. 

En enero de 1906 abandona Múnich, dejando un club que había crecido  considerablemente, en manos de Kurt Müller, y regresa a Holanda. Allí abre un  laboratorio forense en el que realiza análisis de sangre y se encarga de relacionar huellas  dactilares con sospechosos en actos criminales. De esta manera, se convierte en uno de  los pioneros europeos en aplicar la ciencia a la investigación criminal.

Al mismo tiempo que desarrolla su actividad profesional sigue jugando al fútbol en el  club de toda su vida, el Vitesse, donde estuvo hasta 1915, Tras colgar las botas se  convirtió en entrenador, posteriormente en tesorero y finalmente en presidente del  club. 

Hesselink fallece en 1973 a la edad de 95 años. Fallece así uno de los personajes más  relevantes en la historia futbolística de Alemana y Países Bajos. 

(Total de visitas: 25, 1 visitas hoy)
Comparte, si te pareció interesante: